AIR ANDALUS DRONES

TECNOLOGÍA AÉREA SIN LÍMITES

Aquí se describen cuáles son las aplicaciones potenciales de los UAVs en agricultura de precisión, así como las ventajas e inconvenientes de esta plataforma de trabajo y los retos a los que se enfrenta para convertirse en una aplicación operativa con el impacto económico que se le supone.

La agricultura de precisión es un concepto agronómico que consiste en el manejo diferenciado de los cultivos a partir del conocimiento de la variabilidad existente en una explotación agrícola.

Para caracterizar esta variabilidad se utilizan herramientas tecnológicas como los Sistemas de Posicionamiento Global, conocidos popularmente como GPS, sensores planta- clima-suelo e imágenes multiespectrales obtenidas a partir de satélites, aviones o UAVs.


Los datos captados por todos estos sensores se almacenan digitalmente en forma de tablas y mapas, a partir de los cuales se genera la información que ayuda al agricultor en la toma de decisiones en campo (fertirrigación, podas o aclareos).


El objetivo último de la Agricultura de precisión es la obtención de mayores rendimientos económicos, medioambientales y sociales, aumentando la competitividad a través de una mayor eficacia en las prácticas agrícolas.

Los UAVs son vehículos aéreos no tripulados y remotamente pilotados, bien sea en forma de pequeños aviones de ala fija o de multicópteros.


Hoy en día la mayoría de las aplicaciones operativas que utilizan los agricultores se basan en la integración de distintos tipos de sensores que caracterizan tanto la variabilidad espacial como la variabilidad temporal de las fincas. Por tanto, los UAVs son vehículos que transportan sensores. Su potencialidad en agricultura para captar información viene dada por la precisión espacial con la que se puede tomar el dato y por la disponibilidad temporal de ese dato. Debido a las características de las cámaras utilizadas y a la altura de vuelo la resolución espacial de los datos obtenidos por un UAV es centimétrica, además un UAV puede volar en condiciones meteorológicas adversas y suele hacerlo por debajo de las nubes por lo que la capacidad temporal de adquisición de datos puede aumentar consideráblemente frente a satélites y aviones.

Actualmente el sector agroalimentario es objeto de especial atención en cuanto a la incorporación de tecnologías avanzadas, dadas las exigencias cada vez mayores de producción, diversidad y calidad de los productos, así como de la presentación de los mismos. Todo ello con el problema creciente de la falta de mano de obra.


El principal inconveniente que surge de forma habitual en plantaciones de gran superficie es conseguir manejar el control de lo que acontece en las distintas partes de la plantación, sobre todo en las zonas intermedias de la misma, ya que la información temporal de los sistemas convencionales está limitada por la disponibilidad de plataformas instaladas en aviones, por los patrones de cobertura de órbita de satélites, por las condiciones meteorológicas (nubes, ...) e incluso por la carestía de los aviones. Además, los modos tradicionales de recolección de datos no son muy adecuados para la detección de cambios sutiles, pero importantes, en la estructura de la planta dado resoluciones espaciales bajas. A los efectos del seguimiento de la vegetación altamente dinámico, como por ejemplo el de dentro de los viñedos, los sensores satelitales son muy limitados debido a que en muchas ocasiones los tiempos de re-visita son desfavorables como consecuencia de la escasa cobertura de órbita de satélites. Por ello aconsejamos el uso de drones para ese cometido por su pequeño tamaño, su posibilidad de volar solo y por su elevada resolución debido a su capacidad de volar a baja cota, pudiendo adquirir imágenes con una resolución mucho mayor, generalmente de 2 a 5 cm / píxel, incluso más detallada, 1 cm / pixel. 


Todo ello lleva consigo la posibilidad de obtener multitud de fotos de la plantación, en el lugar de la misma que se desee, y conseguir un mapa en tiempo real de lo que está pasando en la mencionada superficie. Debido a esta elevada versatilidad de los sistemas UAVs, drones, los datos se pueden recoger "bajo pedido", a lo que hay que añadir un suministro de información temporal sin precedentes, que abarca los momentos críticos de la temporada de crecimiento de los cultivos. 


Aplicaciones potenciales de los UAVs en agricultura

La principal potencialidad del uso de los UAVs en la agricultura es la de facilitar a los agricultores la capacidad de observar su explotación desde el aire, obteniendo así una perspectiva de su cosecha que les permita detectar las incidencias en cada campaña agrícola. Estas incidencias van desde problemas de fertirrigación hasta indexaciones de plagas y hongos que no se ven a ras del suelo. Además, disponer de un UAV nos permite volar los campos cada semana, cada día e incluso cada hora, permitiendo obtener una serie temporal que facilita el seguimiento de la evolución de la cosecha y de las prácticas agrícolas que se realizan.


Todos estos trabajos persiguen cartografía de dichas variables para una posterior gestión localizada de fitosanitarios y riego.


Se pueden encontrar muchas aplicaciones de los UAVs en agricultura, siendo las más generalizadas las siguientes:


Manejo eficiente del agua
Tratamiento localizado de herbicidas 

Uso óptimo de fertilizantes

Detección temprana de enfermedades y plagas en cultivos 

Supervisión de áreas fumigadas

Indicadores de calidad en cultivos
Generación de inventarios de cultivos

Control de subvenciones agrarias 

Conteo de plantas
Peritación de cultivos